Karla Lomónaco

Especialista en Bienes Raíces

Todo el mundo tenemos diferentes razones que nos hacen llegar a dedicarnos a algo o a encontrar nuestro camino…

En mi caso particular mi historia con el dinero y cómo llegué al Futuro es Femenino: Finanzas para Mujeres inició en mi casa, en mi infancia.

Soy una mujer generaci√≥n X con una familia vieja, por lo que hablo y pienso con muchos refranes, y el que mejor describir√≠a la situaci√≥n de las finanzas personales en mi familia ser√≠a: ‚Äúen casa del herrero, cuchillo de palo‚ÄĚ.

Mi papá era agente de seguros y fianzas, era verdaderamente bueno en su trabajo y ayudándole a sus clientes, pero nunca fue una persona organizada con el dinero, al revés, no ahorraba, no sabía priorizar los pagos importantes, y aunque no ganaba mal y nunca vivimos carencias como tal, si era un sube y baja de emociones como el que un mes podíamos tener el refrigerador lleno a reventar, pero escuchar discutir a tus papás porque la renta no estaba pagada…

O peor…que fueran a embargarnos, o el también llegar a la escuela y no poder presentar un examen (por falta de pago).

Mi mamá (que era ama de casa), hacía todo lo que estaba en sus manos para administrar el dinero de la despensa y se la vivía tramitando becas (siempre mi hermana y yo fuimos de buenas calificaciones) para que pudiéramos seguir estudiando.

Tambi√©n se la pasaba empe√Īando cosas, por lo que entend√≠ desde muy peque√Īa que se vale tener joyas y bienes materiales para salir del apuro, y aunque ella si ahorraba, a veces esos ahorros no llegaban al destino para lo que eran contemplados, pues eran m√°s bien para ‚Äúapagar fueguitos‚ÄĚ y ese fondo de emergencia era utilizado una y otra vez.

Cuando empec√© a trabajar (a los 16 a√Īos) mi padre me dijo que ten√≠a que darle dinero a mi mam√° para apoyarle con los gastos de la casa, y eso es algo que a la fecha le agradezco much√≠simo, esa fue verdaderamente la mejor ense√Īanza que pudo darme, pues me permiti√≥ ser independiente y darme cuenta c√≥mo quer√≠a que fuera mi relaci√≥n con el dinero (no como la de √©l).

En s√≠, yo siempre ahorr√© (dinero que me daba mi mam√°, mi abuela o incluso de las ventas de dulces y calcoman√≠as que les vend√≠a a mis compa√Īeros de la primaria).

Cuando llegó el momento de ir a la Universidad me enteré de que no había un ahorro destinado para mis estudios y que yo debía ver cómo lo resolvía…hice tres veces examen para la UNAM y no me quedé, pero en el primer intento me quedé en la UAM Iztapalapa.

Mi etapa de estudiante universitario fue como el de muchas personas que deben combinar el estudio con el trabajo y (m√°s seguido de lo que me hubiera gustado), priorizar el trabajo sobre la escuela.

Cuando decidí cambiar de carrera, mi papá me preguntó por qué lo hacía, pero como yo pagaba mi matrícula, su opinión en ese momento no tuvo peso para mí.

Ahora, con ojos de adulto, cuando miro hacia atr√°s no tengo nada que reprocharle a mi padre, al contrario, estoy muy agradecida, pues sus ense√Īanzas me han hecho ser la mujer que soy.

En la Universidad, por recomendaci√≥n de un profesor, conoc√≠ la opci√≥n de ahorrar en certificados de Tesorer√≠a, no exist√≠an las ventajas modernas ni las aplicaciones en el celular, por lo que iba cada semana a ventanilla a realizar un pago para ‚Äúmi tanda ahorro‚ÄĚ.

Desde ahí me empezó a interesar todo lo que tuviera que ver con finanzas, y aunque no trabaje propiamente en eso (hasta hace poco) siempre estuve en el área de Atención al cliente que tenía que ver con lo financiero.

Gracias a que desde muy joven aprendí a contar con un ahorro y a administrar mis recursos, pude realizarme una pronta cirugía cuando se me diagnosticó cáncer de mama en etapa uno, permitiendo quitar un tumor, erradicando por completo las células cancerosas de mi cuerpo.

La pandemia nos cambió la vida por completo a todos, yo tampoco fui la excepción, quedándome sin trabajo, pero con un camino abierto por delante.

A veces el destino te pone en el lugar que te correspondía…mirando las redes me encontré un meme financiero con el que me sentí identificada y empecé a seguir a una comunidad de mujeres revolucionarias que quieren cambiar al mundo y las reglas del juego una mujer a la vez…

Unos días después de ese primer acercamiento, publicaron una convocatoria para unirse a ellas y formar parte de este cambio y aquí estamos.

A√Īos despu√©s, este trabajo se ha convertido en mi pasi√≥n y el equipo en mi familia extendida, y como toda familia hemos tenido altibajos y crisis, pero nos hemos recuperado, pues siempre el amor y compa√Īerismo ha prevalecido.

Ahora, no me veo a mí misma haciendo otra cosa y he encontrado una gran satisfacción en seguir aprendiendo, con nuevos retos y proyectos.

Me llamo Karla Lom√≥naco, orgullosa consultora financiera en el Futuro es Femenino: Finanzas para Mujeres y te invito a que no permitas que tu entorno te limite para alcanzar tus sue√Īos.

¬ŅDeseas agendar una asesor√≠a 1:1 conmigo?