Natali Gonz√°lez

Consultora | Líder de Operaciones

Nac√≠ en una familia de padres obreros, que con las pocas oportunidades que tuvieron lograron tener cierta ‚Äúestabilidad‚ÄĚ financiera.

Cuando era muy peque√Īa no ten√≠a noci√≥n del panorama completo que ellos vivieron y viven. Poco despu√©s ca√≠ en cuenta que no solo mi familia pasaba por aquella situaci√≥n de escasas oportunidades y recursos econ√≥micos para alcanzar objetivos o poder so√Īar.

Hab√≠a mucha gente a mi alrededor que lamentablemente viv√≠a en situaciones peores que la m√≠a, ten√≠a compa√Īeros que no ten√≠an ni siquiera lo b√°sico para poder vivir de manera digna.

Eso despert√≥ en m√≠ varias preguntas: ¬ŅC√≥mo podemos cambiar esto? ¬ŅD√≥nde est√° el problema? ¬ŅPor d√≥nde comenzar? y la pregunta que m√°s trabajo me ha costado responder es ¬ŅQu√© puedo hacer yo?

Las preguntas que ten√≠a en mi cabeza estaban por desaparecer, porque si yo no ten√≠a los recursos ni el conocimiento ¬ŅC√≥mo podr√≠a ayudar a los dem√°s?

Cuando comienzo con mi vida laboral mi mamá me dio consejos que le ayudaron a administrarse, ella siempre ha sido ahorradora y muy buena administradora. Ella es mi principal inspiración.

Al mismo tiempo, cuando me pidieron mis documentos para ingresar a trabajar me preguntaron sobre la Afore, hasta ese momento no ten√≠a idea de qu√© era y para qu√© serv√≠a, investigu√© un poco en internet y me di cuenta de que las personas que comenzaron su vida laboral en 1997 (un a√Īo despu√©s de mi a√Īo de nacimiento) ya no ten√≠an pensi√≥n.

Las preguntas que me hac√≠a de adolescente regresaron a mi cabeza. ¬ŅC√≥mo podemos cambiar esto? ¬ŅD√≥nde est√° el problema? ¬ŅPor d√≥nde comenzar? y la pregunta que m√°s trabajo me ha costado responder es ¬ŅQu√© puedo hacer yo?

En los trabajos de ventas que tuve, me di cuenta que en un 90% de los trabajadores eran hombres, ve√≠a a m√°s hombres accediendo a puestos gerenciales y directivos, entonces entend√≠ que si quer√≠a acceder a un puesto de esos ten√≠a que hacer el doble de trabajo de lo que hac√≠an mis compa√Īeros hombres, mis oportunidades para crecer se reduc√≠an y la justificaci√≥n que en alg√ļn momento me dijeron fue ‚Äúlos cargos directivos son para los hombres porque ellos no piden incapacidad por maternidad‚ÄĚ.

Me cayó un balde de agua fría cuando escuche esas palabras salir de la boca de mi jefe y pensé en todas las madres autónomas que tienen que dedicar tiempo y tienen que darle sustento a sus hijos o hijas.

Cinco a√Īos despu√©s comenc√© a trabajar en una consultor√≠a financiera, pero no logr√© llevar a cabo su sistema de colocaci√≥n de planes para retiro. No me sent√≠a c√≥moda con las estrateg√≠as que ten√≠an, mi desempe√Īo no fue el mejor y entonces mi relaci√≥n laboral termin√≥ en despido por falta de resultados.

Fue cuando conocí el Futuro es Femenino, finanzas para mujeres.

Y encontré varias respuestas y las incógnitas que tenía.

La metodolog√≠a del futuro es femenino creada por Ana Ibarra entr√≥ en congruencia con lo que mi mam√° me ense√Ī√≥ a√Īos atr√°s. Ahora tengo la oportunidad de ser gu√≠a e inspirar a otras mujeres para que las nuevas generaciones tengan las herramientas necesarias para llevar sus finanzas de manera sostenible.

¬ŅDeseas agendar una asesor√≠a 1:1 conmigo?